domingo, 28 de septiembre de 2014

Nació maldito.


Y supo entonces que nunca nadie le querría. Era su destino.

Tardó tres cuartos de siglo en aceptarlo, en asimilarlo, en resignarse, en dejar de luchar.

Desde su más tierna infancia anduvo suplicando como alma en pena un poco de cariño, pero sólo halló desprecio e indiferencia. 

Ignoraba lo que sentía un ser humano cuando alguien le regalaba un beso, una simple caricia.

"Deja de luchar, ríndete, resígnate, es tu destino", le decía el corazón.

Miles de veces se preguntó cuál era su abominable pecado, su delito, la causa de tan cruel castigo, pero no obtuvo respuestas, sólo silencio.

Un día en la dolorosa soledad de su habitación del asilo escuchó en su mente una voz sin sonido que le hablaba desde el más allá: "Nunca jamás nadie te dirá te quiero y si acaso alguien llega a decírtelo desconfía pues será mentira."

Dos grandes lágrimas brotaron de sus ojos de encanecidas pestañas, sintió un dolor inconmensurable en el alma, su fláccido rostro de anciano se llenó de arrugas y lloró amargamente durante horas y horas.

"¿Por qué me diste la vida, madre, por qué? Dios, si de verdad existes, mátame, aniquílame,  borra mi alma del Universo, conviérteme en nada. No debiste crearme."

Una semana después, cuando ya no le quedaban lágrimas para seguir llorando, una madrugada, tras una interminable noche de insomnio, estando todavía en la cama con los ojos cerrados, escuchó el canto de un gorrión posado sobre el alféizar de su ventana. Desde el lejano pasado de su infancia le vino a la mente como un relámpago el recuerdo de los gorriones que abundaban entonces en las calles del pueblo que le vio nacer y una leve sonrisa se dibujó en sus labios resecos. Se vio descalzo, inocente, lleno de vida, con unos calzoncillos como único vestido, las piernas llenas de mugre y una abundante cabellera rubia. Correteaba feliz bajo un sol de justicia por las polvorientas calles de su niñez persiguiendo un gorrioncito recien salido del nido. Cuando por fin logró cogerlo, sintió el palpitar de su corazón en su mano, leyó un miedo atroz en sus diminutos ojos negros, acarició su cabecita con el dedo índice, le dio un beso y le devolvió la libertad.

Justo en aquel preciso momento su viejo corazón dejó de latir y en su rostro quedó dibujada para siempre una sonrisa. Había hallado por fin la paz. Dios había escuchado sus súplicas, pero no aniquiló su alma, no la redujo a la nada. Asió su mano de demacrados dedos, borró los recuerdos dolorosos de su mente y le devolvió la vida encarnado en un cachorro. 

Unos segundos después alguien entró en la perrera municipal. Era una anciana sin hijos que iba en busca de un perro abandonado para llenar su soledad. Cuando sus maquillados ojos de párpados arrugados se cruzaron con la inocente dulzura de los del cachorro una amplia sonrisa iluminó su rostro, el corazón se aceleró en su pecho y supo entonces que había encontrado lo que tanto anhelaba. 

"¡Me lo quedo!", le dijo contundente y segura al funcionario.

Media hora más tarde, mientras lo bañaba con agua calentita para quitarle la mugre, el temblor del animalito empapado y cubierto de espuma la hizo sentir madre por primera vez en su vida y no pudo evitar que se le humedeciesen los ojos de pura felicidad, de pura ternura. 

"Pequeñín mío, tu serás el hijo que Dios no quiso darme. Te llamaré Cariño. ¿Te gusta?"



jueves, 31 de julio de 2014

La lengua andalusí, tan denostada, cuando no ignorada, sigue bien viva entre nosotros.

Nuestras bellotas, nuestro aceite, las aceitunas, las sandías, el azafrán, el atún, el limón, la naranja, los albaricoques, la alfalfa, las alubias, el jazmín, los alcornoques, los jabalíes, la albahaca, el arroz, el azúcar, el almíbar, el ámbar, el algodón, el alcohol, las almohadas, las alfombras, los azulejos, el ajuar ... son bellísimas palabras de nuestra lengua castellana, que según la Real Academia de la Lengua proceden directamente del árabe andalusí.

Los historiadores y los lingüistas "oficiales" pasan de puntillas por los 600 años de dominación musulmana. Es un tema tabú. Queda feo hablar de ello, pero ahí están varios miles de palabras del idioma andalusí que enriquecieron sobremanera el castellano del norte peninsular llevado a Al-Andalus por los conquistadores y repobladores cristianos. La musiquita tan característica, los dejes, el acento, la gracia y el salero del habla andaluza y también murciana, extremeña y manchega son una herencia directa de la prohibida y despreciada "algarabía andalusí", hablada por los miles de moros, sobretodo niños, los llamados morisquillos, que fueron capturados como botín de guerra, denigrados a la condición de esclavos en su propia tierra y obligados a "convertirse" y a trabajar para los asesinos de sus padres. Tras más de un siglo de convivencia más o menos pacífica como conversos y numerosos matrimonios mixtos, miles de sus descendientes ya se consideraban o deseaban ser considerados como respetables cristianos de toda la vida, como los de sangre pura y linaje limpio. Aborrecían ser tratados como moriscos conversos y hacían lo imposible por borrar de sus vidas el pasado musulmán de sus abuelos y bisabuelos y la vergonzosa sangre sacracena que corría por sus venas mestizas.

Una minoría de ellos, los moriscos falsamente conversos que a pesar de la brutal represión de la Santa Inquisición, por orgullo, dignidad y respeto hacia sus antepasados, seguían practicando en secreto su religión, su lengua andalusí y sus costumbres, al no ser posible doblegarles, dominarles y aniquilarles culturalmente fueron echados cruelmente de la tierra que les vio nacer en el año 1610 en la tan vitoreada por los historiadores "oficiales" Expulsión de los moriscos, un acto execrable y vergonzoso como lo fue también la expulsión de los judíos.

Caminando por los pueblos y ciudades de Andalucía, Extremadura, Murcia y Castilla-La Mancha no resulta difícil reconocer la impronta andalusí en su J aspirada, su LL, su zeceo, su seseo, su música, su reducción de sílabas finales que comparten con los valencianos, también descendientes de andalusíes (una hartá de reír, María la bien pagá y en Valencia la fideuá, la mascletá, la ben casá, etc...), que no tenían los repobladores del norte de la Península.

Y como muestra de la inequívoca herencia andalusí del mal llamado "dialecto andaluz", aquí van un centenar largo de los varios miles de vocablos procedentes del árabe hablado en el Al-Andalus que enriquecieron sobremanera el idioma castellano, el único derivado del latín con el fonema J que procede sin ninguna duda del andalusí. (Recordemos que en la Castilla anterior a la "Reconquista" la J era X ó LL (Ximena--->Jimena, mulleres--->mujeres, etc...):

"acebuche, aceite, aceituna, acelga, acémila, aceña, acequia, acerola, adelfa, aduana, adufe, ajedrez, ajonjolí, ajuar, alacena, alacrán, alajú, alambique, alarife, alazán, albacea, albacora, albahaca, albaida, albañal, albañil, albarán, albarrán, albaricoque, albenda, albéitar, alberca, albóndiga, albornoz, alboronía, albur, alcachofa, alcaduz, alcahaz, alcahuete, alcaide, alcalde, álcali, alcana, alcancía, alcanfor, alcántara, alcantarilla, alcaraván, alcaravea, alcatifa, alcatraz, alcaucil, alcaudón, alcazaba, alcázar, alcoba, alcohol, alcor, alcorza, alcornoque, alcorque, alcurnia, alcuza, aldaba, aldea, alerce, alfaba, alfaguara, alfaida, alfajor, alfaya, alfayate, alfalfa, alfanje, alfaquí, alfaraz, alféizar, alfeñique, alférez, alfiler, alfombra, alfóncigo, alforja, alfoz, algaba, algaida, algar, algara, algarrada, algarabía, algarroba, algazara, álgebra, algodón, alguacil, alhaja, alhamar, alharaca, alheite, alhelí, alheña, alhóndiga, alhucema, alicatar, alicate, alidada, aljaba, aljama, aljamía, aljaraz, aljecero, aljibe, aljofaina, almacén, almáciga, almadén, almádena, almadraba, almagre, almalafa, almanaque, almazara, almez, almíbar, almijar, almirez, almizcle, almocafre, almodrote, almohada, almohade, almojábana, almojama, almojarife, almojarifazgo, almona, almoneda, almoraduj, almud, almuédano, almunia, alpargata, alpiste, alquería, alquibla, alquiler, alquimia, alquitrán, altramuz, alubia, ámbar, andrajo, andrajoso, añil, arambel, arcaduz, argolla, arrabal, arracada, arráez, arrayán, arre, arriate, arriaz, arriero, arroba, arrope, arroz, arsenal, atabal, atalaya, atarazana, atracar, atraco, atún, azabache, azabara, azafata, azafate, azafrán, azahar, azalá, azar, azotar, azote, azotea, azúcar, azucena, azud, azul, azulejo, azúmbar, baladí, balde, barbacana, barrio, bata, batea, bellota, berenjena, calafate, calafatear, califa, califato, candil, carmen, carmesí, carraca, catifa, cazuz, celemín, cenefa, cid, cifra, dado, daga, dársena, dinero, diván, elche, emir, emirato, engarzar, escabeche, escaque, escarlata, exarico, fanega, fanfarrón, farruco, fideo, flamenco, fulano, galima, gandul, gañán, gazpacho, guarismo, guitarra, hala, haragán, hasta, hazaña, jabalí, jaez, jaharí, jalear, jaleo, jaqueca, jara, jarabe, jaral, jarra, jarrón, jazmín, jeque, jinete, jofor, joroba, jorobar, laca, laúd, leila, lima, limón, madraza, majo, mandil, maravedí, marchamo, marfil, maroma, marrano, mazmorra, mazorca, medina, mejunje, melena, mengano, mezquino, mezquita, moheda, mojama, mozárabe, mudéjar, nácar, naranja, nazarí, noria, ojalá, olé, paparajote, quermes, quilate, quintal, rabal, rafal, rafe, rambla, recua, redoma, rehén, rejalgar, retama, rincón, ronzal, salema, sandía, sorbete, sunna, tabaque, tabique, tahona, talco, talega, talego, támara, tambor, tara, tarifa, tarima, taza, tazón, toronja, toronjil, zábila, zafar, zafio, zaga, zagal, zaguán, zahora, zahorí, zaino, zalama, zalamería, zamacuco, zambra, zanahoria, zaragüelles, zarco, zéjel, zorzal, zulaque, zumaque, etc.. y varios miles más."

¿Cuántas de estas palabras andalusíes utilizamos a diario en nuestra vida cotidiana?